La asociación entre el estigma de peso y la salud mental

El estigma de peso hace referencia a la degradación social mediante actitudes o creencias negativas sobre una persona en función de su peso y tamaño corporal. Podemos observarlo en los juicios o estereotipos que relacionan características como la pereza, la falta de voluntad o de disciplina con personas con sobrepeso u obesidad. Como consecuencia de estas creencias puede ocurrir un trato injusto, discriminatorio o incluso rechazo social hacia estas personas. Una de las razones que se asocia con la existencia de este tipo de actitudes negativas y discriminatorias está relacionado con la creencia de que el peso corporal únicamente está determinado por la propia persona y su voluntad de comer sano y hacer ejercicio físico. Sin embargo, experimentar y ser víctima de este estigma se relaciona con un aumento de peso y con consecuencias negativas a nivel físico y psicológico.

El estigma puede manifestarse a distintos niveles: A nivel estructural (interpersonal) y a nivel individual, conocido como autoestigma. Este último hace referencia a la interiorización de las creencias y actitudes negativas transmitidas por la sociedad por las propias personas con sobrepeso u obesidad.

La experiencia del estigma de peso, tanto a nivel de autoestigma como a nivel social, se considera una vivencia de estrés crónico. Un estudio publicado en 2019 señala que, una percepción mayor del estigma de peso se relaciona de manera significativa con peor estado de salud mental de la persona. Además, observan que, la asociación entre el estigma del peso y la disminución de la salud mental era mayor cuanto más elevado era el IMC. Por otra parte, señalan que la influencia de percibir y experimentar discriminación, actitudes negativas y tener creencias negativas relacionadas con el peso corporal elevado, afectan por igual a ambos sexos y en todas las edades.

Entre los diferentes niveles en los que puede manifestarse el estigma señalado, el autoestigma es el que mayor influencia ha mostrado en la salud mental de quien lo experimenta, afectando especialmente a la imagen corporal, la calidad de vida y los síntomas de depresión.

Estos resultados reflejan la importancia de la intervención psicológica en personas que padecen sobrepeso u obesidad, con el objetivo de mejorar su autoconcepto, autoestima, calidad de vida y bienestar psicológico.

Referencia:

Emmer, C., Bosnjak, M., & Mata, J. (2019). The association between weight stigma and mental health: A meta‐analysis. Obesity Reviews, 21(1), e12935.

Suscripción a nuestro boletín

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>